martes, 20 de junio de 2017

Por la sonrisa de una madre


El caso es complicado. Pero el doctor Alfredo Julián Sánchez, máster en Ciencias de la Urgencia Médica, no lo ve todo perdido. Lo refleja su paso inquieto por la sala mientras pide a otro compañero que proceda a entubar a la paciente, lo refleja esa llama en sus ojos que treinta años después todavía abrasa como el primer día.

La misma luz enciende siempre su rostro sean embarazadas o de hasta 42 días después de concebir, porque la recuperación de una materna grave sin dudas duplica el regocijo.

“La paciente obstétrica constituye el caso de mayor impacto humano a tal punto que su pérdida representa el fracaso del sistema de salud. Aunque el peso mayor lo tienen los niveles primario y secundario, finalmente su futuro se decide en terapia intensiva”, explica el especialista de segundo grado en Medicina Intensiva y Medicina Interna.

Sánchez compara el periodo del 87 al 2000 en el que fallecieron 38 de las 360 maternas atendidas, con los resultados del 2001 al 2016, en el cual disminuyó el número de muertes, a pesar de duplicarse la cantidad de ingresos.

“El buen trabajo en la unidad de terapia intensiva contribuyó a que la provincia por 18 años consecutivos tuviera una tasa de mortalidad materna inferior a la nacional”, destaca.

Fue en 1996 cuando este servicio se trasladó del Hospital López Tabrane hacia el Faustino Pérez. A partir de entonces todos los especialistas formados en dicha institución han recibido la instrucción del también profesor auxiliar y consultante, junto a sus colegas.

“La sepsis constituye la principal causa de ingreso con 693 casos hasta la actualidad, el 16,5 por ciento de los cuales responde a una sepsis puerperal relacionada con el parto en el aparato genital interno o producto de la concepción”, explica.

Según el especialista otros motivos recurrentes son la enfermedad hipertensiva del embarazo, los trastornos hemorrágicos durante el parto e inmediatamente después, el síndrome de Shock o el distrés respiratorio agudo del adulto.

“Dicho espectro coincide con el internacional y de las 1240 maternas atendidas durante todo el periodo de existencia de nuestro servicio, solo tres fueron trasladas a La Habana, el resto se resolvió aquí en el territorio", puntualiza.

A la sonrisa de cada mujer agradecida el doctor agrega otra razón de gozo: su libro “La sepsis grave en la paciente obstétrica”, cuya publicación por la Editorial Amazon ocupó el número 89 (dentro del top 100 de libros de Obstetricia y Ginecología) de los 79 000 títulos publicados por dicha editorial en 2015.

“Me llena de satisfacción saber que se publicaron 6 643 096 unidades, fue traducido al inglés y además se aceptó como una de las guías nacionales sobre la atención a este tipo de pacientes en Cuba”, confiesa.

Aumentan su alegría los uatro premios provinciales anuales de salud otorgados a la sala de cuidados intensivos, la selección como trabajo relevante por la Escuela Nacional de Salud Pública en el XXXII Concurso Premio Anual de Salud 2008, tres premios Citma Provinciales, así como el galardón por Investigación Científica de Mayor Impacto Social en 2014 y los lauros obtenidos por sus estudiantes.

Sin embargo, aunque en estos momentos las estadísticas de muertes maternas son inferiores a las nacionales, el médico no se siente satisfecho, por eso su mayor preocupación radica en la necesidad de que las personas comprendan que el embarazo siempre constituye una condición de riesgo.

“La mujer es el laboratorio donde se engendra la vida y existen afecciones que pueden poner en peligro su bienestar, de ahí la importancia de acudir de inmediato al médico de familia, cumplir de forma fiel la dieta y medicación indicada, ante la presencia de hipertensión arterial o cualquier otra enfermedad seguir con disciplina las orientaciones para tener un final feliz”, enfatiza.

A sus treinta años de correr ante cada urgencia, vigilar sin descanso los indicadores y ver resurgir otra vez un suspiro de esperanza, el médico agradece la entrega y compromiso de su colega Antonio García, especialista en Ginecología y la cirujana Cristina Ruesca, quienes también forman parte de este grupo de trabajo auxiliado por aquellas especialidades demandadas según la urgencia.

Sánchez, como ellos, valora el camino transitado con la certeza de festejar su mayor victoria el día que no se pierda ni una sola vida, mientras tanto sigue hacia adelante dispuesto a entregar lo mejor de sí en el trayecto.

El beso amargo de la droga












 



Por: Jeidi Suárez García y Adrialis Rosario Zapata
Daniel no es alcohólico, ni le gusta fumar. Tampoco anda de fiesta en fiesta, ni con malas compañías. Es un joven tranquilo, que conoce los secretos de la madera y cómo se juntan las hojas de palma para hacer un rancho. Pero un día Daniel descubrió también sin querer los efectos de la droga.

Bastó una tarde de tragos, de esas que no acostumbraba, para que ciertos “amigos” a escondidas le colocaran psicofármacos en su bebida. Esa noche ellos lo dejaron sin fuerzas en el regazo de la madre y Daniel terminó en el policlínico con sueros.

Así llega de forma silenciosa esta enemiga cuyas consecuencias para la salud comprenden desde la infección por el VIH/sida o la hepatitis B y C (por inyección de estupefacientes), hasta dependencia, sobredosis, suicidios y lesiones. De ahí la importancia de recordar sus riesgos en vísperas del Día Internacional de lucha contra el uso indebido y tráfico ilícito de drogas, el próximo 26 de junio. 



 

MEJOR NO EMPEZAR


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la drogadicción altera el funcionamiento natural del sistema nervioso central del individuo y además es susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.


Algunos como Reynol Pérez García, vecino de Pueblo Nuevo reconocen sus dañinas consecuencias para la salud y la economía, pero no logran desprenderse de este hábito.

Otros piensan que no constituye un problema mientras se haga de forma ocasional, sin embargo esta forma de consumo también puede aumentar el riesgo de accidentes, lesiones y problemas interpersonales.

Su consumo puede modificar la conciencia, el estado de ánimo o los procesos de pensamiento y provocar alteraciones en el comportamiento, percepción y juicio. En dependencia del tipo, cantidad y frecuencia provocan alucinaciones, intensifican o entorpecen los sentidos, además de provocar sensaciones de euforia o desesperación.

Como expresaran los ciudadanos Lázara María Armenteros Montalvo y Miguel Fernández Jordán las drogas no solo acortan la esperanza de vida, sino perjudican a la familia y al propio individuo.

Ya lo diría en trabajos anteriores el doctor Vicente Hernández Castro, especialista de segundo grado en Psiquiatría y profesor auxiliar, la adicción constituye un padecimiento complejo y mal conocido, cuyo grado de repercusión trasciende a nivel físico, psicológico, espiritual y social.

PUERTA A PUERTA
Ante la seriedad del tema, el sistema de salud cubano, unido a Educación, Aduana y otros organismos, pone en práctica una estrategia nacional para su enfrentamiento. Sobre la misma la doctora Mirian Doblado Torres, especialista de Psiquiatría y Coordinadora de temas de Salud Mental desde la Dirección Provincial de Salud Pública en Matanzas, explica:

“Dicho plan se enfoca en la prevención y educación para la salud; capacitación intersectorial e intrasectorial; asistencia médica; prescripción, dispensarización, control y fiscalización de psicotrópicos y sustancias de efectos similares, así como la vigilancia e información.

 
“La prevención constituye la acción fundamental, pues es mejor no comenzar, nadie sabe cuándo puede convertirse en adicto. Algunos llegan a este punto por la vía hedónica, en busca de placer, seguridad; otros por la sociocultural, condicionada por el ambiente en que viven; mientras aquellos deprimidos o adoloridos (vía sintomática) creen encontrar en las drogas una salida, pero lo cierto es que estas personas no conocen sus potencialidades y buscan una alegría falsa”, agrega.

Para ayudar a las víctimas de esta enfermedad existe un departamento de Salud Mental en los trece municipios, encargado de atender alcohol, tabaco, drogas e intento suicida y suicidio mediante el seguimiento de pacientes crónicos, consultas antitabáquicas y antiestrés.

 
De acuerdo con el doctor Adolfo Valhuerdi Cepero, coordinador de Salud Mental en el territorio una de las causas del suicidio consumado es el alcoholismo, de ahí la importancia de promover un estilo de vida sano.

Educar a las nuevas generaciones sobre la forma de enfrentar las adicciones e involucrar a los padres para que logren identificar si sus hijos consumen, son algunas de las actividades realizadas por el Centro Comunitario de Salud Mental del Policlínico Samuel Fernández, en el Consejo Popular Playa de Matanzas.

 
“En estos momentos nos centramos en la adolescencia con un trabajo intencionado en el Instituto Preuniversitario Enrique Hart, pero existe además un equipo de ayuda mutua para adultos mayores en Versalles con el objetivo de brindarles asistencia a quienes sufren tales dependencias y de forma voluntaria estén dispuestos a enfrentarlas”, refiere Esther Contreras Héctor, licenciada en Psicología que actualmente cursa la maestría en Abordaje Integral de las Adicciones.

Otra iniciativa es el Proyecto Puerta a Puerta, donde resulta decisiva la participación de los trabajadores sociales “encargados de conocer los estilos de vida de la comunidad y no esperar a que las personas busquen ayuda, sino conocer lo que sucede dentro del hogar”, resalta Elizabeth Zamora Lombardía, presidenta del capítulo de Trabajo Social en la provincia y especialista en Rehabilitación Social y Ocupacional.

Tales acciones constituyen solo algunos ejemplos de los esfuerzos del gobierno cubano para combatir este flagelo que tanto perjudica al mundo. No obstante, hay quienes pretenden asumir los riesgos en busca de un poco de éxtasis.

 
Por suerte, el Daniel de esta historia se recuperó, pero va a ser difícil que olvide el beso amargo de la droga. Ojalá otros como él comprendan el riesgo de abrazar alguna de esas sustancias y quiebren la cadena que los ata a un vicio aparentemente inofensivo, pero cuyo yugo puede conducirlos sin compasión al paredón de la muerte.

miércoles, 14 de junio de 2017

Acné Juvenil: la esperanza frente al espejo



El reloj indica las ocho de la mañana y Mayra Guerra Castro, acompañada por un grupo de seis residentes comienza su consulta sobre uno de los temas que más preocupan a adolescentes y jóvenes:

“La piel es nuestra tarjeta de presentación ante el mundo, por ello todos queremos tenerla intacta, pero para lograrlo desde la más mínima lesión necesita atención”, asegura la especialista en Dermatología y deja abierto el espacio para el intercambio.

Siempre distinguida por una charla inicial el último jueves de cada mes, la cita ofrece la oportunidad de desmentir mitos y obtener información actualizada sobre el acné.

HABLEMOS DE ACNÉ

Desde el 23 de octubre de 2016 la Clínica Ernest Buchmam (conocida por Los Alemanes) ubicada en el Consejo Popular Playa, acoge cada vez a más interesados en enfrentar esta enfermedad inflamatoria crónica caracterizada por la formación de comedones, pápulas, pústulas, nódulos y cicatrices, que aparecen principalmente en la cara y parte superior del tronco.




“Aunque surgió como una iniciativa territorial, recibimos a personas de todas partes con el objetivo no solo de tratarlos, sino de capacitarlos, educarlos para que puedan evacuar sus dudas, experimentar la adecuada cercanía médico- paciente y lograr mejorías”, manifiesta Guerra Castro.

“Existen alrededor de 10 clasificaciones, pero nosotros nos adherimos a la mexicana que lo divide en acné leve, moderado o severo, inflamatorio o antinflamatorio”, agrega.

Extendida por todo el mundo, esta enfermedad afecta principalmente a individuos entre 12 y 24 años, siendo la más común entre los jóvenes. El 85% de los adolescentes se ve afectado por tal condición y algunos la mantienen durante su vida adulta.

Factores climáticos, dieta y herencia pueden influir en su aparición, mientras la higiene y forma de enfrentamiento condicionan en gran medida las consecuencias.

A ello se suma la psiquis capaz de actuar sobre la piel y condicionar su apariencia en dependencia del estado de ánimo del individuo, de ahí que además de la sapiencia y dulzura, la sonrisa aderece siempre las consultas de esta doctora.

Pero Ismael Hernández Gil, especialista en Medicina General Integral, señala también la existencia de algunas patologías endocrinas asociadas a los cambios hormonales producidos en la pubertad y que pueden provocar el acné o favorecer su desarrollo.

Por ello, junto a Mayra y sus estudiantes, este galeno conforma el equipo multidisciplinario que cada mes busca brindarles el tratamiento oportuno con un mayor enfoque integral del paciente.

ENTRE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Los piercing y tatuajes pueden influir también en el acné?-pregunta uno de los jóvenes en el auditorio, ante cuya interrogante Erick Díaz Fernández, residente de Dermatología recuerda el aumento de bacterias aparejado a la presencia de tales elementos.

La exhortación a cerciorarse si están en manos de alguien acreditado antes de someterse a tratamientos particulares de peeling o limpiezas de cutis, contesta otra de las inquietudes; mientras, Ana Mary Marrero Mesa, también residente, enfatiza en la necesidad de usar protector solar facial de nueve a seis de la tarde con protección de 30 e ingerir abundante líquido.

“Existen gérmenes que viven en el cuero cabelludo, por lo que resulta importante disminuirlos por día mediante el lavado del pelo para lograr la debida salud cutánea”, agrega Víctor Manuel Narváez Morales, residente mexicano autofinanciado que incluso aporta medicamentos traídos de su país para ayudar a los  pacientes.

¿Y qué de los tratamientos naturales? Pues según este equipo, no benefician por igual a todos, la miel por ejemplo, puede irritar la piel si se aplica de forma directa.

La atención médica, unida a la responsabilidad de no pellizcar o tocar las lesiones y una dieta baja en azúcar y grasa, constituyen aspectos fundamentales a tener en cuenta para combatir dicha patología.

 
A ello se suma el papel de la familia y los amigos, quienes han influido de manera positiva en el tratamiento de Daymí González Hernández: “Desde los siete años padezco de acné. He notado grandes avances luego de acudir a esta consulta y recibir mayor apoyo de quienes me rodean”, confiesa.

 La joven, estudiante de octavo grado en la secundaria Generación del Centenario sugiere a quienes como ella lo padecen que no se dejen guiar por las burlas, “por el contrario deben  poner empeño en la solución, con la certeza de que no por eso son inferiores o menos amados.

Por su parte Niurka González Rosales, madre de otro paciente, reconoce la valiosa experiencia y la labor de la doctora, cuyas explicaciones llegan a todos; y Brian Álvarez Gálvez, de quince años resalta la preocupación de este grupo que incluso elabora una historia clínica para cada caso con el objetivo de garantizar su seguimiento.

El reloj marca las doce y Daiymí, Niurka, Brian… se marchan con la decisión de cumplir cada consejo, sin olvidar la paciencia y perseverancia que requiere el proceso. Agradecen así a estos médicos, porque en sus corazones arde ahora una nueva chispa de esperanza.


miércoles, 17 de mayo de 2017

Celebra Matanzas Día Mundial de la Hipertensión Arterial









Matanzas se une este 17 de mayo a la celebración por el Día Mundial de la Hipertensión Arterial con el objetivo de insistir en la necesidad de trabajar en la prevención y control de este padecimiento.


Jenny Morales, especialista del Centro Provincial de Promoción de Salud explica que se realizan evaluaciones de tensión arterial, consejerías y otras actividades concentradas fundamentalmente en el policlínico Carlos Verdugo, de la ciudad de Matanzas donde se desarrolla un proyecto de hipertensión financiado por la Organización Panamericana de la Salud(OPS).


Dicha organización implementa una iniciativa de Reducción del Riesgo Cardiovascular a través del control de la hipertensión para apoyar a los Ministerios de Salud con el fin de reducir las muertes prematuras asociadas a enfermedades cardiovasculares.


Según la OPS la hipertensión arterial es el principal factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares, que constituyen la primera causa de muerte. Sin embargo, existe una gran disparidad en el número de personas que conocen su condición de hipertenso, por lo que resulta necesario impulsar los esfuerzos para aumentar la concientización y conocimiento sobre la hipertensión, así como las iniciativas para facilitar el acceso a tratamiento adecuado basado en la evidencia.


“La incidencia de la hipertensión se ha duplicado en los últimos 5 años en todos los estratos sociales. Se estima que entre el 20% y 40% de la población adulta en la Región de las Américas padece hipertensión. A nivel mundial, se estima que de las personas que padecen hipertensión, sólo el 57% conoce su condición, el 40,6% recibe tratamiento farmacológico antihipertensivo pero sólo el 13.2% logra cifras de presión arterial controladas”, publica hoy su página oficial.


Aunque esta enfermedad no es curable se puede prevenir y tratar para mantener las cifras de presión arterial por debajo de 140/90 mmHg. Según el sitio si se logra tratar a la mitad de la población con hipertensión no controlada, en 10 años se podrían prevenir 10 millones de muertes en el mundo debidas a eventos cardiovasculares


martes, 18 de abril de 2017

¡Yeyo compadre!























Cada tarde, lo veo salir y recuerdo la canción de aquellos muñequitos que tanto me gustaban en la infancia cuya letra repetía: “Mi casa limpia y bonita/ qué maravilla es este papá”... De nuevo lo miro, miro su hogar, realmente hermoso, y vuelvo a mirar sus manos para ver si al menos la vista le incomoda, pero él camina seguro, como si nada ocurriera, como si mis ojos no lo delataran.

Vierte todos los desperdicios de su resplandeciente morada en la esquina, sin envoltura, claro, y allá van los pedazos de papel sanitario, nylon y todo tipo de objetos volantes a esparcirse por los jardines o patios vecinos. Pero quizás por respeto a su edad o trato afable, nadie le dice: ¡Yeyo compadre!

 
A ella tampoco. Acaba de tomar su refresco y a falta de cesto… ¿en la calle? ¡Noooo! Pero aunque en este caso imagino sea permitido decir Yeya, una vez más prima el silencio y yo corro el riesgo de convertirme en otra versión femenina de dicho personaje si no abordo este tema que aún por repetido no halla soluciones.

¿Y por qué todos se quedan mudos cuando alguien cruza la línea del ferrocarril en Bolondrón, cerca de la Estación de Trenes, con sus cubetas de sancocho, un perro muerto o quién sabe que más para verterlos entre los matorrales? El suceso repetido por años en dicho consejo popular, constituye solo un ejemplo.

 
Y qué “yeyada” por llamarle de alguna manera, la cuestionable actitud de lanzar basura por la ventana, colocarla en la acera fuera del horario establecido o acumularla en un rincón del propio patio o cuadra sin plazo fijo como prometedora cobija para mosquitos, cucarachas, ratones y por tanto todo tipo de enfermedades.

¿Qué faltan cestos? No es mentira. Que los carros de recoger basura no pasan por todas las cuadras, tampoco, y mucho menos que no existe el control eficiente para evitar ese tipo de conductas. Pero la solución no admite más aplazamientos. La acción inmediata de Comunales unida a la eficaz supervisión de Vectores resulta vital.

Aunque se han tomado medidas, resultan insuficientes. No puede repetirse por mucho más tiempo el hecho de que en barrios como el de Línea y Santa Rita en la ciudad de Matanzas se transforme un antiguo vertedero sin colocar algún vagón o espacio diseñado para depositar los desechos; o sucederá lo inevitable: otra área acogerá los desperdicios.

Sí ya sé. Justificarse tras las dificultades económicas que enfrenta el país y con ellas la carencia de tanques de basura, etcétera, puede parecer la solución más fácil, pero no lo más conveniente.

Bien lo saben los vecinos de la calle Pilar en el Consejo Popular Playa, muy cerca del Tenis, quienes decidieron confeccionar cestos con materiales no convencionales, pintaron las aceras y embellecieron los alrededores en lugar de sentarse a esperar que otros lo hicieran.
Imagino que quien como yo presenció en la ruta 15, el gesto de aquel estudiante de secundaria capaz de guardar en la mochila su cucurucho de maní vacío para botarlo al llegar a casa, debió recibir una lección de educación. Pero lo que más me asusta es que no y la mentalidad de muchos esté cada vez más viciada en banalidades y alejada de lo importante.

¿Qué está sucediendo? ¿Por qué no llamar la atención de los negligentes que lanzan sus desechos en nuestras narices sin medir consecuencias? ¿Por qué no pensar que la imagen del entorno refleja lo que somos? ¿Por qué acabar de buscar alternativas?

Y aún si la reflexión fallara en un lugar que tristemente amenaza con ser el hábitat de los Yeyos, por qué no crear alternativas desde el punto de vista gubernamental: reforzar el trabajo de los inspectores de salud, colocar mayor número de cestos en las calles y multar las violaciones.

Impedir que nuestra localidad o alrededores se llenen de indolentes con cara de bonachones como el popular vecino de los spot publicitarios, depende en gran medida de nuestra iniciativa. A fin de cuentas, solo veremos los primeros resultados cuando desde nuestro pedacito seamos capaces de combatir lo malhecho sin temor a repetir la frase: ¡Yeyo compadre!


martes, 28 de marzo de 2017

Matanzas: Sede del acto nacional por el día Mundial de la Salud



 
La ciudad de Matanzas será sede del acto nacional por el día mundial de la salud el próximo siete de abril, dedicado en esta ocasión a la depresión, enfermedad que afecta a más de 300 millones de personas en el planeta.


Como parte de la campaña “Hablemos de la Depresión”, la fecha promueve la necesidad de que el público esté mejor informado sobre las causas y posibles consecuencias de este padecimiento, así como su prevención y tratamiento.
Durante la jornada se desarrollará el taller científico Abordaje integrado de la depresión: factores de riesgo y protección, que tratará entre sus características la relación  que posee con otros males como la violencia y el alcoholismo.
 
Según adelantó el doctor Adolfo Valhuerdi, directivo de la Cátedra de Integración Doctor Nicolás José Gutiérrez, varias actividades se concentrarán en el barrio de Versalles el siete de abril, entre ellas evaluaciones de tensión arterial, memoria y otros parámetros, exposición de manualidades, venta de artesanías, demostraciones de automasaje y enseñanza de digitupuntura, publicó la ACN.
Distinguida desde hace décadas por un enfoque proactivo en materia de depresión, y el desarrollo de pesquisas para diagnosticar la salud mental de sus habitantes, la ciudad de Matanzas acogerá esta celebración por la vida con ejercicios de sincronización de respiración con movimiento y abrazoterapia.
Además contará con las actuaciones de proyectos comunitarios locales como Corcel de Esperanza y Maravillas de La Infancia, presentaciones de grupos musicales y la participación de integrantes de círculos de abuelos.
La depresión afecta a personas de todas las edades y condiciones sociales. Provoca angustia mental y afecta la capacidad para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples. Sin embargo, este grave problema de salud pública es prevenible mediante intervenciones oportunas. 
 

jueves, 16 de marzo de 2017

Símbolos patrios: Identidad que nos une




 























Texto: Jeidi Suárez García y Lianet Fundora Armas 
Fotos:Jeidi Suárez e Internet


¿No la veís? Mi bandera es aquella 
que no ha sido jamás mercenaria,
y en la cual resplandece una estrella, 
con más luz cuando más solitaria.
                                       Bonifacio Byrne


Cuando el abanderado cayó en aquel combate de Hato de Jicarita, María Domitila saltó de inmediato para sostener la bandera. Con ella en alto, la mambisa matancera arengó a las tropas que enardecidas se lanzaron sobre los españoles. En aquella lucha librada entre el 3 y el 6 de julio de 1896, María Domitila Hidalgo Santana, recibió siete impactos de balas, pero mantuvo en alto el pabellón cubano. 
Al coraje de dicha mujer, le sucedieron luego incontables manifestaciones de defensa y apego por este y demás símbolos patrios. Pero en los últimos tiempos su presencia en collares, pulóveres, bolsos, etc. genera polémica; más aún la tendencia de llevar las de otras naciones en prendas de vestir, llaveros o carros. ¿Qué factores propician este tipo de actitudes? ¿Qué refrenda la ley sobre el tema? ¿Cómo sienten los cubanos con respecto a sus símbolos?









DEFENDER LO NUESTRO
Según Elena Bon Torres, licenciada en Sociología, el uso incorrecto de los símbolos patrios podría tener varias causas que, desde su percepción, responden a un proceso sociocultural, mediante el cual un grupo de personas, no solo en Cuba, se sienten menos identificadas con ellos o tienen formas novedosas de hacerlo.
“Los procesos de globalización del modelo capitalista de vida han provocado que las culturas occidentales suplanten los intentos de rescatar las identidades nacionales en los países latinos. Cuba, a pesar del bloqueo, no ha estado aislada de estos procesos de transculturación, despolitización, desapego a los valores patrios y a las nuevas formas de identidad nacional, agrega.
Por otra parte, de acuerdo con la socióloga, la dificultad para acceder a recursos  como ropa, calzado, etc., propicia que los cubanos usen prendas y atributos extranjeros cuyos valores en ocasiones parecen ir en contra de sus convicciones; sin embargo no siempre resultan de ideologías diferentes, sino de necesidades materiales que necesitan satisfacer. 
Aunque educar sobre la denominación y significado de los símbolos nacionales constituye una premisa del gobierno cubano, a los elementos antes mencionados se suma el insuficiente conocimiento por parte de la población sobre las disposiciones jurídicas que regulan su uso.
HURGAR EN LA LEY
El Decreto 143, además de establecer los requisitos para izar la Bandera de la Estrella Solitaria, usarla en ceremonias o proceder ante su deterioro, prohíbe su empleo como distintivo o anuncio, como parte del vestuario, pintada, grabada o dibujada en los vehículos (excepto en el caso de las aeronaves), reproducida en artículos de uso no oficial o de cualquier modo que impida su libre despliegue.
Tampoco se admite como réplica de cualquier material con propósitos ornamentales o comerciales, ni para cubrir tribunas o de fondo, superponer o aparentar superposiciones de diseños de ninguna clase.
En cuanto al Escudo de la Palma Real, además de lo anterior, tampoco se permite su uso en edificios particulares, documentos oficiales, ni como parte del vestuario, salvo en uniformes de las instituciones armadas de la defensa y del interior. Mientras, el Himno de Bayamo no se debe ejecutar en actividades recreativas, fiestas particulares, como medio de propaganda, en parte ni como parte de ninguna composición, ni durante eventos deportivos, salvo en el inicio y clausura de los mismos.
No obstante, sin olvidar el respeto que merecen como representación genuina de las luchas independentistas y expresión de la sangre vertida por la justicia, paz y bienestar del pueblo, muchos hoy cuestionan el motivo por el cual no deben llevarse, siempre y cuando se haga sin la intención de demeritarlos.
Como expresara Bon Torres “resulta válido reconocer que quienes prefieren nuestra bandera en sus artículos personales, pudieran estar demostrando su amor y su respeto por ella”.
Adrián Calderín Lozano, estudiante de décimo grado expresa: “Los símbolos nos identifican, por eso no debemos dejarlos en el olvido. Si uno siente orgullo por una bandera tan hermosa como la nuestra, no existe necesidad de llevar otra”.
“Algunos trabajadores preguntan por qué no pueden tenerla en la ropa si los peloteros lo hacen. Abogan por su uso atemperado a los tiempos, no obstante como constituye una ley debemos cumplirla tanto estatales como cuenta propia”, manifiesta Oria Moliner Pavón, miembro del secretariado de la CTC Provincial.  
PRIMERO LO PRIMERO
Más allá de las interrogantes, la formación y educación sobre los símbolos constituye una prioridad que trasciende las modas o demandas comerciales, por eso el sistema educacional cubano, unido a otras instituciones enfatizan en la necesidad de respetarlos y cuidarlos.
“Su tratamiento desde la preparación política, en eventos de historia local y otras actividades donde se resalten sus valores éticos, exigir y controlar su presencia en los centros escolares, así como garantizar el espacio para situarlos de forma correcta, son solo algunas de las acciones que llevamos a cabo en aras de rendirles el honor que merecen”, destaca Yaíma Rodríguez León, metodóloga provincial de historia.
“En la asignatura Elementos básicos de preparación ciudadana, estudiamos los orígenes e importancia  de los símbolos mediante el ejemplo de quienes lo entregaron todo por nuestra soberanía”, afirma René Rubén Castillo Reinoso, alumno del instituto preuniversitario José Luis Dubrocq.  Mientras que David Escariz Ramos también de onceno grado, resalta que a través de las clases comprenden, por ejemplo, cómo debe entonarse el himno nacional pues “forma parte viva de la historia de nuestro pueblo y es nuestra responsabilidad preservar ese legado”.
María Anisia Cabrera y Juan Leonel Padrón Carrasco, profesores de dicha materia, concuerdan en que resulta fundamental el empleo de medios didácticos que motiven a los estudiantes. Además, la asignatura se vincula con la historia local al recordar a los creadores de la enseña nacional, Miguel Teurbe Tolón y su esposa, así como a Cárdenas, ciudad donde por primera vez se izó.
Como añadiera Carlos Segura Torres, especialista de la Oficina de Asuntos Históricos del Comité Provincial del Partido en el territorio, aunque se observan frutos, aún resta mucho por hacer en función de cumplir la responsabilidad que cada actor social tiene en este sentido. Y es que en la frente, en el pecho junto al corazón, allí donde persista la posibilidad de ennoblecerlos deben permanecer estos elementos que sin importar fronteras o épocas, distinguirán por siempre a cada cubano.